xj@xavierjansana.com / +34 670 87 30 79

web: iridia estudio

xavier jansana

Xavier Jansana - Esculturas -

Decía Miguel Ángel que una buena escultura era aquella que, dejándola rodar por una pendiente, al llegar abajo continuaba siendo una escultura.

Hay, en esta frase, dos cuestiones implícitas: una, es que la escultura sólo puede ser imaginada de piedra; otra, que entre la escultura y la piedra (sea como materia, sea como forma) hay una proximidad absoluta y constante. Sin dejar de ser nunca ni piedra ni escultura, la piedra se convierte en escultura y la escultura de nuevo en piedra, y así sucesivamente, unas veces por la acción del artista, otras por los golpes de la naturaleza.

Cuando Xavier Jansana me invitó a ver sus esculturas en su taller de Barcelona, y yo le pregunté por las características de su trabajo, me explicó que eran obras de piedra, e hizo más o menos esta aclaración: “se trata de piedras que estaban tranquilas como piedras y en las que busco una forma”. Así que no pude menos que recordar esa frase de Miguel Ángel que evocaba al principio.

En efecto, el trabajo de Xavier Jansana, formando parte de esa inseparabilidad de piedra y escultura, se concentra sobre todo en buscar y descubrir las formas que la piedra esconde o sugiere. Por eso una parte muy emocionante del trabajo de Xavier Jansana consiste en encontrar –literalmente- las piedras: mármoles, areniscas, granitos, basaltos, calizas, alabastros… que reposan esperando ese encuentro a veces en canteras, pero en otras ocasiones en un margen, en la orilla de un río o en una playa. En esas ocasiones, Xavier Jansana, como digo, encuentra la piedra, la acaricia con sus manos, la carga en su mochila, la lleva consigo.

El trabajo posterior es un trabajo de escultor en el sentido más noble y elevado del término: el que enfrenta la piedra (forma y material, repito) con las manos y las herramientas del artista, en su taller. Cincel, mazo, escarpa, sierra… para empezar ese trabajo de contacto físico que al final dejará aparecer las formas buscadas: vacío, materia y superficie, la cual Xavier Jansana prefiere últimamente no pulir, para que se revelen en ella las huellas del trabajo, es decir, del tiempo y de la experiencia.

Al final, la piedra es carne en la que las vetas son venas y arterias, piedra sin paradoja blanda y palpitante surgida a veces de la forma antropomórfica (por ejemplo, de la misma forma de la mano que la trabaja), o dirigida en otras ocasiones a esa forma (como cuando el resultado es una cabeza). Mano y herramienta, materia y forma, piedra y escultura: ¿con qué otros principios podría Xavier Jansana regresar con éxito, como así ocurre, a la que él mismo llama “edad de piedra”, o sea, a la mejor edad de la escultura moderna?

Si dejásemos rodar estas piedras por una pendiente seguirían siendo esculturas.

Texto de Juan José Lahuerta